La Estación de Policía de Morales, Cauca, fue blanco, durante varias horas, de tatucos y ráfagas de fusil de los hombres de la Jaime Martínez.