Los departamentos de Cauca, Nariño, Valle del Cauca, Antioquia y Córdoba son los más peligrosos para los líderes sociales.